¡Acaba con las contracturas musculares!

Los puntos gatillo o contracturas musculares son puntos dolorosos que normalmente se localizan en zonas concretas de las cadenas musculares, causando dolor, rigidez y dificultad al movimiento. Muchos de estos puntos gatillo se localizan en la espalda y en la zona del cuello, especialmente debido a hábitos posturales, posiciones mantenidas y estrés, entre otras.

Aunque seamos tratados por un fisioterapeuta, suele ser necesario seguir con el tratamiento en casa para conseguir definitivamente eliminar las molestas contracturas o evitar que vuelvan a aparecer. Ahí es donde 3TOOL puede ser muy útil. Existen varias maneras de tratar las contracturas musculares o puntos gatillo. Una de ellas es aplicando compresión directamente sobre el “nudo” o punto doloroso, manteniendo la presión en un umbral de dolor tolerable (mínima molestia a la presión). Una vez la intensidad del dolor se reduce, se incrementa de nuevo la presión ejercida hasta alcanzar un nuevo umbral de ligera molestia, manteniendo la presión nuevamente hasta que desaparezca. Este proceso se repite varias veces y se puede apreciar cómo se reduce el tono muscular en la zona aliviando las molestias que estas contracturas generan. Como decíamos 3TOOL ha sido diseñado específicamente para estos fines, por tanto, incorpora una de sus puntas con una forma que permite a uno mismo aplicar esta presión, bien apoyándolo sobre el suelo, la pared o usando nuestras manos en función de la zona del cuerpo a tratar. Otra forma sería con un masaje con esta misma zona haciendo pases sobre el músculo.

Desde luego, cuanto mayor conocimiento tengamos sobre las técnicas, más efectivas serán  en estos problemas, y más efectivo será el tratamiento aplicado. En zonas musculares amplias podemos aplicar masaje con la zona 2 de 3TOOL, que nos permite poder abarcar zonas musculares amplias. Un masaje con 3TOOL sobre cada punto gatillo o músculo de 30-60 segundos de duración podrías ser suficiente, pero se puede llegar a 5 minutos. La intensidad debería ser la justa, ni demasiado fuerte como para doler en exceso ni demasiado suave como para sólo notar un cosquilleo. En una escala de 0 a 10, donde 0 es nada de dolor y 10 es un dolor intolerable, deberíamos apuntar a masajear con un rango de dolor entre 4 y 7, empezando siempre en los rangos bajos. En cuanto a la frecuencia del automasaje siempre que las molestias continúen estando presentes se puede realizar entre 1 y 6 veces al día, siempre que no se produzca ninguna reacción adversa o hay un claro empeoramiento de la situación que rara vez debería ocurrir.

De cualquier manera, los puntos gatillo suelen reflejar que hay otros factores incidiendo en que estos se manifiesten y se sigan manteniendo. Por ello, siempre es recomendable acudir a un fisioterapeuta que nos asesore y oriente apropiadamente respecto al tratamiento y realice una valoración y examen físico adecuado.

Artículos relacionados

Sin comentarios

Debes estar logged in para escribir un comentario