¿Cómo puedo prevenir las contracturas durante mi embarazo?

El embarazo es sin duda una etapa maravillosa en la vida de una mujer. Nueve meses llevando en el vientre un niño/a, al que luego veremos crecer, madurar y con el que compartiremos miles de cosas a lo largo de la vida.

Sin embargo, el embarazo altera el organismo de la mujer de muchas formas, aunque en muchas ocasiones solo se piense en que sus dimensiones son mayores y ganan peso.

¿Qué alteraciones puede producir el embarazo en el organismo?

  • El tórax de la mujer se ensancha, de manera que las costillas flotantes se separan, perdiendo así la forma de la cintura.
  • El aumento de la cifosis dorsal debido al crecimiento de las mamas puede dar lugar a cuadros de dorsalgia o cervicodorsalgia.
  • El diafragma, al ser un músculo que se inserta en las costillas, queda estirado, aplanado. Al no ser esta su posición habitual, su mecanismo se modifica y tiene menor capacidad de expansión, alterándose los patrones respiratorios.
  • Al desplazarse el centro de gravedad hacia delante, la lordosis lumbar fisiológica se aumenta. Como la curvatura lumbar queda acentuada pueden producirse cuadros de lumbalgia o lumbociática.
  • Cuadros de pubalgia y alteraciones de la sínfisis púbica.
  • Distensión de la musculatura del suelo pélvico por el aumento del peso en la zona abdominal. Durante los dos últimos meses se puede sufrir un cierto grado de incontinencia.
  • Aumenta la frecuencia cardiaca de reposo y la tensión arterial, por lo que la tolerancia al esfuerzo disminuye.

Cuando estas dolencias aparecen, muchas veces tienden a cronificarse o agravarse porque en muchos casos determinadas medicaciones no pueden ser dispensadas o bien la propia mujer es reacia a tomar medicamentos. Por este motivo, la mejor forma es prevenir estos problemas con unos sencillos ejercicios como los que te proponemos aquí.

Cuando sentimos dolor en la espalda, ya sea lumbalgia o dorsalgia, si localizamos un punto de dolor concreto podemos aplicarnos auto-compresiones con la zona 1 de 3TOOL. Algo que podéis combinar con un auto-masaje dinámico con la zona 3 de 3TOOL. En el siguiente enlace encontrareis como hacerlo:

También puede sernos muy útil realizar algún ejercicio de auto-movilización vertebral, para ello la zona 3 de 3TOOL es ideal, y con ayuda de una superficie dura y estable conseguiremos hacerlo a la perfección. Observad los siguientes vídeos:

Esto nos ayudará a mantener una correcta flexibilidad en nuestra columna y evitar la rigidez e hipomovilidad.

Si en algún momento del embarazo sentís alguna molestia similar a las ya conocidas ciáticas, que se caracterizan por recorrer la región posterior de nuestra pierna, podéis utilizar 3TOOL y su zona 1 para realizar auto-compresiones en los puntos de dolor de la región glútea. Aquí puntos gatillo de diversos músculos como el glúteo menor, glúteo medio, piramidal… pueden dar una sintomatología similar, o en el caso del piramidal si esta contracturado, llegar a “atrapar” el nervio ciático. Para ello debéis localizar esos puntos dolorosos y realizar lo que a continuación podréis ver en el siguiente vídeo:

Si en algún momento de vuestro embarazo sentís dolor entorno al cuello o dolores de cabeza puede deberse a tensión de algunos músculos de la región cervical. Si bien es cierto que esta dolencia no solo tiene que ver con el embarazo, pues muy poca gente podrá decir que no ha sentido alguna vez el cuello cargado o dolorido, sigue siendo un problema serio. 3TOOL puede ayudarnos a aliviarnos estas molestias y a prevenirlas. Podemos utilizar la zona 1 de 3TOOL para realizar autocompresiones en los puntos más dolorosos, por ejemplo del trapecio, el músculo que más se contractura, en el siguiente vídeo encontrareis como:

Muchas veces las molestias que hemos descrito proceden de la región suboccipital, igualmente podemos aplicar autocompresiones con la zona 1 de 3TOOL, como os muestra el video a continuación:

Ambos músculos mencionados puede ser automasajeados, tan solo debéis seguir las siguientes indicaciones:

Como veis, 3TOOL puede ayudarnos de muchas formas a prevenir diversos problemas relacionados con el embarazo y a hacernos esta etapa mucho más cómoda.

Si pese a ello no conseguís solucionar vuestras molestias, no dudéis ni un segundo en acudir a un fisioterapeuta, la fisioterapia puede hacer mucho por vosotras. El embarazo no tiene por qué ser un sinónimo de sufrimiento.

¡Un embarazo saludable es posible!

Artículos relacionados

Sin comentarios

Debes estar logged in para escribir un comentario