Las contracturas cervicales, ¿cómo combatir el dolor?

Las contracturas cervicales son cada vez más habituales entre la población. Las causas son, como en la mayoría de contracturas y dolores de espalda, el exceso de estrés, una mala postura corporal o la falta de movilidad de la zona afectada, el cuello en este caso. Todos estos factores hacen que los músculos del cuello se contraigan constantemente y de forma involuntaria. Esa contracción prolongada acaba generando una contractura. Por eso, las contracturas cervicales son muy habituales entre la gente que trabaja sentada frente a un ordenador.

contractura cervical

Las contracturas cervicales afectan cada vez a más gente

Lo cierto es que, en realidad, las contracturas musculares no son graves pero sí muy molestas e incluso dolorosas para quienes la sufren. Además, los problemas cervicales no se limitan a provocar dolor en el cuello sino que suelen estar íntimamente relacionados y provocar otros dolores, como el de cabeza. En ocasiones, la presión en la zona también puede generar molestias en la vista, en la mandíbula o en los oídos.

Por eso, tratar correctamente las contracturas cervicales es muy importante. Lo ideal, como siempre, es acudir a un fisioterapeuta que sepa cómo debe tratar la zona según nuestra dolencia concreta. Probablemente nos realice tras un diagnóstico fisioterápico un tratamiento específico, lo que además, al analizar nuestro caso y el origen de nuestro dolor, le permitirá recomendarnos una serie de ejercicios para hacer en casa.

Ejercicios específicos para tratar las contracturas cervicales y que podemos hacer nosotros mismos en casa. Incrementan y mejoran nuestra movilidad cervical al tiempo que disminuyen la tensión muscular gracias a la relajación de la zona. Entre esos ejercicios, además de estiramientos, podemos realizar compresión sobre las contracturas y automasaje con la herramienta 3tool.

¡Pero ojo con 3tool! Una vez más insistimos en la importancia de que sea el fisioterapeuta el que dé las indicaciones para su uso. No sólo debe explicarnos cómo usarla para que no nos dañemos el cuello sino que lo más recomendable es que él mismo la utilice durante el masaje que nos haga para tratarnos la contractura cervical. De esa manera, podremos ver y sentir directamente sobre nuestro cuerpo cómo debe hacerse. De esa manera, cuando lo hagas tú mismo en casa, no tendrás ninguna duda de que lo estás haciendo bien.

Artículos relacionados

Sin comentarios

Debes estar logged in para escribir un comentario