Lesiones en los isquiotibiales? Así es cómo puede ayudarte 3TOOL

Los isquiotibiales son un grupo de músculos constituidos por semimembranoso, semitendinoso y bíceps femoral situados en la parte supero- posterior de la pierna. Los músculos isquiotibiales son multifuncionales. Son potentes extensores de la cadera, así como flexores de la rodilla, rotadores mediales y laterales, y estabilizadores importantes de la rodilla. Los isquiotibiales son una fuente común de lesión y dolor en los deportistas, especialmente en aquellos deportes que requieren movimientos explosivos y una rápida aceleración y desaceleración, como carreras de velocidad, fútbol y rugby, entre otros. Las lesiones de los músculos isquiotibiales se producen principalmente proximal y lateralmente, y por lo general, implican al bíceps femoral. Las más comunes son; la tendinitis en la inserción de la tuberosidad isquiática y roturas fibrilares del bíceps femoral. La gravedad de la rotura de los músculos isquiotibiales se clasifica de acuerdo a los siguientes grados:

  • Grado 1 es un desgarro leve, con pocas fibras musculares que pierden continuidad.
  • Grado 2 es una rotura moderada, con pérdida evidente de fuerza.
  • Grado 3 es una rotura completa de alguna porción del grupo muscular.

Las lesiones de isquiotibiales casi siempre ocurren en la unión miotendinosa proximal. En el bíceps femoral. La lesión, por lo general, no se produce dentro del mismo tendón a menos que haya patología preexistente. Estas lesiones pueden ser lentas de curar con una muy alta tasa de recurrencia o una nueva lesión.

Dependiendo del diagnóstico nuestro tratamiento se orientará en una dirección u otra. Algunos de los procesos de rehabilitación serían comunes tanto para lesiones agudas como para problemas más crónicos o de larga evolución.  La diferencia principal sería la intensidad de los ejercicios, duración e inicio de las diferentes fases. Pueden resumirse en:

- Disminuir el dolor y la inflamación.

- Restaurar la movilidad y flexibilidad.

- Fortalecimiento de los músculos de rodilla y cadera.

- Regreso gradual a la actividad.

En las primeras horas o días debemos descansar de ejercicios agravantes. Evitar cualquier tipo de ejercicio que pueda empeorar la lesión. Aplicar terapia de hielo / calor, al menos 3 veces al día durante 15 minutos. Tal vez se prescriban AINE (anti-inflamatorios no esteroideos).

Una vez que se resuelva la inflamación, la movilización de los músculos isquiotibiales lesionados tan pronto como sea posible es esencial para lograr una pronta recuperación. Esto incluiría el estiramiento pasivo y ejercicios de fortalecimiento que se deben realizar en un rango de movimiento libre de dolor.

Inicialmente se recomiendan ejercicios de fortalecimiento isométricos, seguidos de una progresión suave de ejercicios isotónicos, concéntricos y finalmente excéntricos.

También la terapia manual puede desempeñar un papel clave en la prevención de la formación de tejido cicatricial y la aceleración de la recuperación global. A nivel miofascial para aliviar las restricciones, adherencias y dolor, se puede utilizar masaje, punción seca y liberación miofascial aplicando compresión.

Aquí es donde 3TOOL puede ser útil. Esta herramienta ha sido diseñada específicamente para tratar los puntos gatillo miofasciales y restricciones; por lo tanto, se puede utilizar como prevención para facilitar el movimiento y evitar la formación de adhesiones y como tratamiento. A continuación, puedes encontrar algunos vídeos que muestran cómo tu fisioterapeuta puede masajear y comprimir estas zonas musculares para mejorar la movilidad y aliviar el dolor usando la Zona 2 de la herramienta:

Como de costumbre, recomendamos que visites a su fisioterapeuta o profesional de salud para prevenir y tratar estas lesiones.

Sin comentarios

Debes estar logged in para escribir un comentario