Material de fisioterapia para automasajearse

En una sociedad que se mueve cada vez más rápido hay cierto material de fisioterapia que puede ser un gran aliado en casa o en el trabajo. Con jornadas laborales que se alargan más de lo deseable y más dificultades para compatibilizar lo profesional con lo personal, estamos sometidos a un estrés constante y es inevitable que las contracturas musculares se conviertan en el pan de cada día para muchos.

contractura

Una mala postura, tal vez frente al ordenador o en nuestra mesa de trabajo habitual; un esfuerzo físico fuera de lo común, por ejemplo a la hora de hacer una mudanza; o un ejercicio mal ejecutado durante una sesión de máquinas en el gimnasio. Cualquiera de esas cosas puede ser el causante de una contractura.
Se trata de lesiones leves, según los expertos, pero que pueden resultar verdaderamente molestas en nuestra vida cotidiana. Algunas de las recomendaciones más frecuentes para aliviar el dolor provocado por una contractura son: Reposo relativo o disminución del nivel de actividad física para que el músculo o la zona contracturada se relaje. ¡Eso sí! No es aconsejable un reposo total salvo que el dolor impida moverse. Y, por otro lado, aplicar calor seco o húmedo de la mano de material fisioterapéutico como las bolsas de agua o las mantas eléctricas.

Estas medidas pueden ayudar a calmar temporalmente el dolor o a rebajarlo pero lo cierto es que en muchas ocasiones, aún yendo al fisioterapeuta, no es suficiente y es necesario seguir haciendo ejercicios en casa. Necesitamos masajearnos la zona para relajar el músculo o ejercer presión sobre ese punto concreto en el que se concentra el dolor y nos hace perder la concentración.

Lo ideal, desde luego, es acudir a un profesional puesto que ellos saben identificar las causas del dolor y tratarlas adecuadamente, ya que muchos diagnósticos aparentemente idénticos como “ciática” pueden tener un origen muy diferente que necesita ser correctamente valorado. Además, cuentan con todo el material fisioterapéutico idóneo para aplicar el tratamiento que corresponda.

La realidad es que no siempre tenemos tiempo -o presupuesto- para ir al fisioterapeuta, o al menos no con la frecuencia con la que nos gustaría. Hay, sin embargo, material de fisioterapia que podemos utilizar nosotros mismos y puede ayudarnos a rebajar el dolor en momentos puntuales, aunque siempre recomendable consultar al fisioterapeuta para sacar el máximo rendimiento a su uso.

Desde los denominados electroestimuladores musculares, muy efectivos para usar en casa aunque algo aparatosos para llevar al trabajo o de viaje, hasta los nuevos 3Tool. Aparatos de autotratamiento fisioterapéutico ideales para llevar en el bolso o en maletín de trabajo gracias a que caben en la palma de la mano y a lo ligeros que son. Hay varios tipos, entre los que cabe destacar uno específicamente creado para aliviar los dolores provocados por contracturas musculares.

Sin comentarios

Debes estar logged in para escribir un comentario