¿Por qué mi espalda no soporta los viajes largos?

Creo que a todos al menos una vez hemos sufrido dolores de espalda después de un viaje más o menos largo. ¿Por qué ocurre esto?

Nuestra espalda tiene dos tipos de músculos, unos que hacen movimientos grandes y otros que nos permiten mantener nuestra postura. Existen varias hipótesis de por qué nos duele la espalda cuando realizamos un viaje largo. Una de estas hipótesis es que durante los viajes, el dolor viene por una mala postura mantenida, porque es muy difícil quedarse sentado adecuadamente durante horas. Muchas veces cuando el viaje es largo, tenemos un momento donde nos quedamos dormidos o simplemente donde nuestra conciencia postural disminuye, buscando posiciones confortables pero que no son las más  adecuadas para nuestra espalda. Una segunda hipótesis es que aunque consigamos mantener una adecuada postura durante todo el viaje, se sabe que la inmovilidad prolongada provoca contracturas, por lo cual es recomendable hacer paradas cada cierto tiempo. En esta segunda hipótesis podríamos tener en cuenta otras teorías de desarrollo de contracturas, que hablan de que son precisamente estos músculos posturales lo más frecuentemente afectados por contracturas, no porque deban realizar grandes esfuerzos, sino porque están activos durante mucho tiempo. Además, si se asocian factores como conducir, esto supone un estrés adicional sobre la musculatura ya que se sabe que puede elevar el tono muscular por el mantenimiento de ese estado de alerta durante tanto tiempo.

A veces el dolor dura sólo un rato, pero en otras ocasiones persiste unos días o incluso semanas. En estos casos ¿qué podemos hacer?

Lo más recomendable es consultar cuanto antes a un profesional de la salud para que no empeore ese dolor o para conseguir que desaparezca. Después, es recomendable seguir con un autotratamiento en casa para mantener los beneficios de la consulta anterior. Herramientas como 3TOOL permiten realizar tratamiento de fisioterapia en casa y de esta forma autotratar los dolores musculares con su zona 1, ya que permite ejercer una compresión sobre los puntos de dolor característicos de las contracturas musculares. Su aplicación es muy sencilla, pudiéndose realizar sentado, tumbado o de pie. Basta colocar la herramienta sobre une superficie dura y estable,  y apoyarse dejando caer el peso del cuerpo para comprimir los puntos gatillo o contracturas. Se debe sentir una ligera molestia como mucho durante la compresión (en una escala entre 0 -nada de dolor- y 10 -dolor máximo- tiene que ser alrededor de un 7). Se debe mantener esa presión hasta que se note que el dolor disminuye o desaparece, pudiéndose en este caso aumentar la presión o acabar ya el autotratamiento. 

Si más que dolor se siente una cierta rigidez, muy frecuente en la zona torácica, gracias a la zona 3 de la herramienta se pueden hacer ejercicios para flexibilizar esas vertebras “bloqueadas” y de esta forma disminuir el dolor o quitarlo. Al igual que para el tratamiento de contracturas, antes hay que colocar la herramienta contra una superficie dura y estable, y realizar suaves ejercicios de movilización de la zona.

Una de las ventajas del 3TOOL es que se puede llevar a cualquier sitio ya que es pequeño y ligero. Así que por ejemplo la próxima vez que tengáis que coger el tren, el avión o el autobús durante muchas horas, podéis llevarlo y aplicar el autotratamiento directamente contra el asiento.

¡No lo dudes más y aprovéchate de esta sencilla herramienta que puedes llevar a cualquier sitio para que las contracturas no te impidan disfrutar de tus viajes!

Artículos relacionados

Sin comentarios

Debes estar logged in para escribir un comentario